lunes, 25 de junio de 2012

¿Quiero una web o un blog?


¿Cuántos nos hemos hecho esta pregunta alguna vez?

Para saber qué queremos o qué necesitamos, lo primero sería distinguir quién se está haciendo esta pregunta. Si eres un empresario o eres una persona aficionada a algún tema concreto.

Aunque tanto una web como un blog son productos propios de Internet y sólo existen si es a través de la red, las diferencias en sus aplicaciones son clarísimas.

Evidentemente si sólo quieres hacer llegar a los demás y comunicar los conocimientos que tienes acerca de un tema que te encanta y del que eres un experto, prácticamente con un blog tienes más que cumplidos tus objetivos. El blog te permite interactuar con tus lectores, que dejan comentarios acerca de los artículos o “post” que has escrito, y a los que puedes contestar tú también con otro comentario. También te permite complementar con fotos y videos las informaciones que das.

El manejo de esa información es bastante libre, aunque sí recomiendo que se intente conseguir una  estructura y una redacción oportunas. Cómo hacerlo lo veremos con más detalle en otro post, pero es algo que hay que tener muy en cuenta cuando lo que se quiere generar es credibilidad y ser asertivo.

Normalmente un blog genera un vínculo entre su administrador y sus lectores que se afianza con el tiempo, y si eres bueno, éstos van a seguirte y esperarán de ti siempre nuevas informaciones. El blog es un producto que necesita estar siendo constantemente actualizado y suele ser el complemento perfecto para una buena web.

Por su parte, una web va destinada sobre todo a los negocios que quieren algo más, ya que es un producto que te permite dar una información mucho más amplia de la empresa, además de brindarte la posibilidad de la venta online a través de ella.

Una web bien diseñada y bien programada, va a ofrecerte muchas más posibilidades para que tu negocio funcione que un blog. Desde luego un blog no va a levantar tu negocio, sólo puede ser un complemento a tu web que no ha de descartarse.

En una web no necesitas estar constantemente actualizando la información que ella contiene, puedes mantenerla inalterable el tiempo que sea necesario hasta que te sea preciso modificarla. Aunque al ser la cara de la empresa, sí es bueno irla revisando para mejorar contenidos y ofrecer nuevos diseños, promociones, imágenes diferentes, etc. Eso significa, de cara a los clientes,  que para nosotros nuestra web es importante y nos gusta mejorarla de la misma manera que, según la moda, cambiamos nuestra manera de vestir. Es nuestro escaparate en Internet.

Aunque la estructura de una web es más compleja, en ella pueden aparecer fotos, vídeos e informaciones más dinámicas, con muchas más secciones y enlaces de los que un blog puede ofrecerte. Puedes personalizar tu web según tus gustos y preferencias, sin embargo, en un blog los cambios son limitados y a menos que tengas conocimientos de programación, la personalización del mismo puede no llegar a cumplir tus expectativas.

Una web es la imagen de una empresa y te permitirá crear imagen de marca y utilizarla en tus estrategias de marketing.  Por su parte, un blog es algo alternativo que la empresa puede también ofrecer para interactuar con sus clientes desde una perspectiva más amena y cercana. Si tu empresa o tus productos le interesan a tus clientes, pueden contactar contigo a través de tu formulario de contacto o a través de la tienda online, realizando sus compras.

Está claro: “Un blog sin web para una empresa es como tratar de vender bocadillos vacíos en pleno recreo de un colegio, ¡imagina las repercusiones!”.

Para ambas cosas, es bueno recurrir a expertos, sobre todo para una web. Porque aunque un blog puedes hacerlo tú mismo, siempre pueden surgirte dudas sobre su funcionamiento y la utilidad de algunas de sus secciones, sobre el diseño y la mejora del mismo.

En definitiva, según quién seas y el objetivo que tengas, deberás optar por un producto u otro, o bien complementarlos. Ésta es una alternativa de la más completa, ¿no?.

viernes, 15 de junio de 2012

¿Qué es el “anchor text” o "texto ancla"?

Para salir entre los primeros en Google debemos, entre otras cosas, usar un anchor text adecuado en nuestros enlaces, pero ¿qué es el anchor text o texto ancla?

Intentaré explicarlo de la forma más práctica posible.

Tenemos la costumbre de poner “clic aquí” o “pincha aquí” cuando queremos dirigir a los usuarios de Internet a, por ejemplo, nuestra web.

Pues bien la frase “clic aquí” o “pincha aquí” es lo que se conoce como anchor text o texto ancla.

¿Para que sirve el anchor text?

Vamos a intentar detallar el proceso. 

Cuando se realiza una búsqueda en Google se piensa en aquella palabra o frase que describan lo que se quiere encontrar en una web, de forma que en los primeros resultados que se muestran hayamos encontrado lo que buscamos.

Para Google poder ofertar este servicio tiene que tener indexadas las webs por temáticas, calidad, contenido, etc., de forma que las que salgan entre los primeros resultados satisfagan los criterios de búsqueda de los usuarios de Internet.

Uno de los criterios más importantes que sigue Google para su posicionamiento son los enlaces que apuntan hacia una web específica.

Hagamosnos la siguiente pregunta: ¿Hacia que web apuntan “clic aquí” o “pincha aquí” si no se tiene claro el contexto?

Sin embargo si pinchamos en “lenceria sexy” vamos a una web que su contenido esta acorde con lo que dice su “anchor text”, esto tiene varias ventajas:
1.- Aparecemos entre los primeros en la temática de nuestra web (perdonen que aquí haya simplificado un poco)
2.- Las personas que pinchen en el enlace buscan ese tipo específíco de lencería, por lo que la conversión en clientes va a ser elevada, si el producto es bueno.

Resumiendo:
El anchor text es el texto visible de un enlace y debe describir la temática, el contenido que se va a encontrar en esa página,  puede estar formado por una palabra o frase corta, como el ejemplo anterior.

Son la frase o palabra clave por la que queremos ser encontrados en los buscadores.

Ahora bien: ¿qué frases o palabras claves usar en el anchor text?

Por ejemplo si pinchamos en “comida casera a domicilio en Madrid, Alcalá de Henares y Guadalajara” nos encontramos con una web que además de unas maravillosas recetas, reparte comida a domicilio.

Analicemos su anchor text en comparación con lencería sexy, ¿cuál es la principal diferencia? que la lencería se puede enviar a cualquier sitio sin embargo, la web sobre comida casera a domicilio le interesa que se especifique la zona geográfica donde actúan.

Por ejemplo un anchor text como catering sin especificar la zona quizás no sea todo lo efectivo que se deseara si no pueden brindar ese servicio a toda España, quizás catering en Barcelona tenga mejores resultados.

Hay que tener en cuenta que cuando queremos salir entre los diez primeros de Google tenemos que competir con todos los resultados que se han encontrado, si sólo podemos ofertar nuestro servicio en una zona concreta, como por ejemplo Córdoba, es mas efectivo invertir en salir los primeros en ventanas de aluminio Córdoba, que competir con toda España, con los costes en tiempo y dinero que eso significa, para que cuando nos llame un cliente de Galicia decirle, lo siento nuestra zona es Córdoba.

Y por último, recordar que lo que queremos es que cuando alguien necesite nuestros servicios o productos nos encuentre entre los primeros de Google con las palabras claves que haya utilizado.

Por tanto también debemos saber las palabras claves más buscadas en Internet que le interesen a nuestro negocio, para ello podemos usar la herramienta gratuita de Google Adwords "buscar palabras claves" y adaptar nuestro anchor text al lenguaje popular, por ejemplo si usamos como anchor text “en el Jardín de Eva” seremos los primeros en los resultados de Google, pero ¿Todos los que buscan esos productos usaran esa frase en Google? O será más efectivo “tienda erótica” o “sex shop

Si analizamos los resultados que nos arroja google adwords vemos que en la primera frase prácticamente no hay búsquedas, sin embargo tienda erótica tiene 27,000 búsquedas y sex shop más de cuatro millones.





En el Jardín de Eva son tan pocas las búsquedas con esos términos que no se reflejan













Para la frase "tienda erótica" hay 27,100 búsquedas globales mensuales y 18,100 búsquedas locales













Como vemos para sex shop aparecen mas de 4 millones y 201,000 locales.










Es cierto que estas dos últimas la competencia es alta y el trabajo de SEO será arduo pero allí es donde debemos estar.

Espero que este post sea de utilidad, su objetivo es solamente explicar en que consiste el anchor text, por supuesto que para salir los primeros no basta con un buen anchor text hay muchos mas factores, pero evidentemente un anchor text apropiado ayuda mucho más que un clic aquí.

lunes, 11 de junio de 2012

La suerte de encontrar una web que me guste


Las sensaciones que podemos llegar a experimentar a través de algo que nos resulta atractivo a la vista son infinitas.

En muchas ocasiones, ni siquiera somos capaces de señalar qué es lo que más nos ha gustado de un conjunto de estímulos que hemos recibido. Podemos hablar de ese conjunto incluso llegando a otorgarle una personalidad concreta, pero nos cuesta desgranarlo.

Y es que se trata de eso. De tener la suerte de encontrar una página web que nos guste, que nos estimule, que desate todos nuestros sentidos en torno a ella y que nos haga quedarnos para disfrutarla.

¿Cómo se consigue eso? Muchos podrán reírse a carcajadas si digo que es una labor que no vamos a desvelar por completo en este post, pero sí que podemos dar algunas pinceladas. No es justo desvelar todas las artes del maestro, ¿no creen?.

Pues bien, una web que te atraiga y te atrape, en primer lugar ha de estar muy bien estructurada, nada de desorden y caos, ni de combinaciones estrepitosas. Esto no quiere decir,  que en muchos casos, algunas combinaciones increíblemente llamativas no nos gusten, no se trata de eso.

Hay que saber elegir colores y formas, tamaños y estructuras, para que enlazadas resulten realmente atractivas. Hay que tener muy claro qué es lo que queremos conseguir con nuestra web y cuáles van a ser las personas a las que voy a dirigir su contenido. Con esos elementos claros, la magia está asegurada.

Eso lo supieron conseguir algunos de los mejores y más reconocidos diseñadores gráficos como Saul Bass, Robert Brownjohn, Matthew Carter, Stefan Sagmeister, Abram Games, Milton Glaser y Paul Rand entre otros.

Una gran frase de Milton Glaser es: “Sólo se puede trabajar para la gente que te gusta”, y en parte no deja de tener razón, aunque los tiempos que corren dejan ese hacer sólo a unos pocos privilegiados.  Aquí podemos ver algunos de sus trabajos http://www.miltonglaser.com/the-work/.

Si a un gran diseño se une una perfecta programación que garantice la máxima usabilidad y comodidad en nuestra navegación, el éxito está ahí. No siempre tenemos la suerte de encontrar una web que nos guste, y esto lo sacrificamos si el contenido que hemos encontrado era el que estábamos buscando. Hoy un buen diseñador ha de integrar un gran diseño que dé cabida al contenido acertado.  Ahí está el truco y a la vez el gran reto.