martes, 19 de marzo de 2013

Quiero una web


Así comienza nuestro trabajo. Lo primero que nos dice un cliente al contactar con nosotros es eso: “Quiero una web”. Luego comienzan nuestras preguntas: “¿Qué web necesitas?, ¿Para qué la necesitas?, ¿Cuáles son tus preferencias en cuanto a colores, gráficos, diseños, etc?”.


Entonces se activa la mente del creativo, que ha de ingeniárselas para, respetando la usabilidad de la web, transmitir todo lo que el cliente quiere y lo que necesita para conseguir sus objetivos. Luego viene el trabajo del programador, que hace real el trabajo del creativo y lo hace funcionar.



Para crear un diseño que guste, hay que empatizar con las ideas de nuestros clientes, porque si no lo haces, tu trabajo ha sido tiempo perdido. Toda persona que necesita una web es potencialmente cliente nuestro. Así que cuando quieras encargar una web, debes tener en cuenta algunos aspectos fundamentales:

·      Primero ¿cuál es el presupuesto con el que cuentas?. Si se ajusta o no a las expectativas de web que tienes. Sin presupuesto no hay web posible, desde luego, pero debes ajustar el mismo a la web que deseas. A pesar de que hay muchas ofertas de web en el mercado, hay que saber seleccionar la empresa que te haga la web así como ajustar bien los resultados que vas a conseguir, para poder plantear una website que realmente cubra tus necesidades. No debes quedarte corto pero tampoco pasarte con la web que encargues. Nos hemos encontrado con muchos clientes que desean poner todo en su website, y cuando se encuentran con que todo supone un presupuesto desorbitado, se echan a temblar. Del mismo modo ha habido clientes que han puesto demasiados elementos en su web que ni siquiera han sido utilizados y que no han rendido lo que se han gastado. Para ello déjate asesorar.

·      ¿Cuál es tu objetivo a alcanzar con ella?. Según el objetivo que tengas, vas a precisar una web estática o una web dinámica. La web estática no permite cambios, salvo los que el cliente encargue a la empresa, que siempre será la que actualice esa web y suba fotos y textos nuevos. Por otro lado está la web dinámica, que puede gestionar el propio cliente, haciendo las actualizaciones de la información él mismo en el momento que quiera, subiendo fotos, textos y vídeos.  

·      ¿Tu idea o negocio necesita la venta online?. También es importante saber si vas a precisar una tienda online. Esto te permite llegar a un mayor número de clientes, ya que tu tienda está abierta las 24 horas de los 365 días del año. Algo increíblemente útil y que abre nuevas perspectivas a tus artículos y productos. Todos los clientes que conocemos que se han lanzado y han optado por esta alternativa, están realmente convencidos de que ha sido un gran paso para su negocio.


·      ¿Cuáles son tus preferencias?. Al diseñador le ayuda mucho conocer sobre todo qué gustos personales tiene el cliente en cuanto a colores, formas, tamaño de la letra e imágenes. Si tiene la empresa logotipo o no, si el movimiento de tu website es algo importante. Son algunos aspectos que ayudan a la hora de realizar un diseño a tu medida. También es fundamental recibir un asesoramiento o algo de ayuda por parte del creativo, ya que en ocasiones, la idea original no es realmente efectiva en una web, y no podemos olvidar que queremos conseguir el mayor número de visitas y permanencias en nuestra web. Crear fidelidad en los que serán tus propios clientes.

·      ¿Qué  nivel de acceso quieres dar a los usuarios al contenido?. Si quieres registro de usuarios, buscador, publicidad, etc.

·      Redes sociales. Es todo un mundo pero muy interesante. No es tiempo perdido conocer las ventajas que las redes sociales aportan a los negocios online. Es muy interesante la capacidad de difusión que tu negocio puede tener en ellas. Plantéate utilizarlas de manera conjunta con tu website. También las empresas que diseñan web se pueden encargar de ellas si cuentan con un Community Manager.

Usa la cabeza al encargar tu web. Lo importante es ajustar bien lo que necesitas, no poner de más ni de menos, ser justo y equilibrado en tus decisiones. La empresa te puede orientar si te encuentras demasiado perdido y además te asesorará sin lugar a dudas en qué es lo mejor para tu negocio.

Si eres habilidoso puedes hacerla tú mismo, de hecho venden muchas plantillas, pero es muy importante la programación de la misma y nos hemos encontrado en muchos casos en los que a pesar de la plantilla, la web no ha resultado, no ha funcionado correctamente o no estaba adaptada a los navegadores. Y al final, los expertos han acabado haciendo el trabajo y has perdido el tiempo y el dinero, comprando la plantilla.

Otro aspecto es el tema del hosting y el dominio, es decir, el alojamiento de la web y el la dirección web de la misma. Es recomendable que lo lleve la misma empresa que te realice la web, puesto que comprar tu propio hosting sólo se recomienda cuando la magnitud de la website lo requiere y siempre que un experto pueda ayudarte si no lo eres tú.

El resultado siempre es sorprendente. Hoy tener una web es sencillo y por lo general barato. Asesorarse bien antes es muy importante e informarse de qué incluyen exactamente las ofertas de las empresas de diseño web y qué es lo que no incluyen esas ofertas. Ten claro que nadie vende barato algo caro. Si te atreves, lánzate.